Un café virtual con Julieta Cortés de Rúcula Comunicación

Julieta Cortés es la fundadora y CEO de Rúcula Comunicación, una agencia joven que trabaja con todo tipo de servicios comunicacionales dirigidos a empresas u organizaciones. Una de las principales características de la empresa, es que trabaja cien por ciento remoto, y como tantas otras en Latinoamérica, apuesta cada vez más a esta modalidad. Desde WeRemoto buscamos tender lazos entre los teleworkers de todo el mundo, y por eso, compartimos con ustedes cómo trabajan actualmente las empresas latinoamericanas que ven en la modalidad del trabajo virtual, una filosofía de vida cada vez más viable.

  • ¿Qué tipo de trabajo realizan desde Rúcula? ¿Cuántas personas trabajan y cuáles son los puestos que allí se desarrollan?

En Rúcula Comunicación brindamos servicios de comunicación digital para marcas. Desde Social Media, hasta diseño de identidad o contenido audiovisual. Absolutamente TODO lo que se comunique digitalmente. Y también, una parte que AMO, es que brindamos cursos virtuales de Community Management y contenido audiovisual/fotográfico para que puedan complementar sus carreras o trabajos.

En este momento somos cinco personas en el equipo brindando todos los días servicios de forma freelance y remota con nuestros clientes fijos, pero también hay freelancers que se suman para proyectos puntuales.

  • ¿Qué tienen en cuenta a la hora de elegir un trabajador remoto, además del perfil profesional?

Creo que esta es una de las cualidades que más nos diferencia como Agencia, porque nos concentramos en lo humano. No tanto si tiene o no experiencia laboral, ese es un detalle, porque sentimos que en Rúcula aprendes y creces todos los días. No nacimos sabiendo todo, no nacimos con experiencia laboral y eso es algo que el paradigma laboral anterior no termina de entender.

Nos encanta que las personas del equipo sean proactivas, enérgicas y con mucha predisposición. Somos ese nexo entre las personas y encontrar ese proyecto que los/as haga felices.

Entendimos que si queremos crecer tiene que ser a través de acciones que valgan la pena.

  • ¿Nacieron como empresa remota desde el momento cero?

No, en principio con el equipo nos juntábamos a trabajar todos los días, por un año y medio. Una vez que pudimos establecer una estructura de trabajo dinámica y funcional, decidimos dar el segundo paso, que sea 100% remota.

Aún así, se precisa de muchísima organización y auto liderazgo, no es tarea fácil sostener esta estructura. De todas formas, no dejamos de juntarnos por lo menos una vez por mes.

  • ¿Cómo es el día a día de una agencia de este estilo?

Decidimos adoptar una metodología de mantenernos conectados y en contacto constante. A través de Hangouts nos saludamos a la mañana y nos despedimos a la tarde. Además de coordinar entre todo el equipo cuál y cómo va a ser el trabajo del día.

Cada cliente tiene su necesidad diaria, así que como equipo debemos estar atentos para cubrirla.

  • ¿Cómo resuelven las contras del trabajo remoto?

El trabajo remoto no es para todos y lo voy a repetir hasta el fin de los tiempos.

En Instagram hice una publicación que decía “Enloquecí en el home office” y ¡es real!, hay que prestarle mucha atención a nuestro día a día y ser conscientes de que trabajamos desde nuestra casa. Puede ser divertido, pero también un poco insano.

No tenés que tomarte transporte público, no tenés que responder a una estructura de trabajo convencional, organizas tus tiempos como quieras, y mil cuestiones muy positivas. Pero…el piyama te consume y tenés que sacártelo, es difícil no desconcentrarte con cosas de la casa, tenés que obligarte a socializar porque terminas hablándole a las plantas y por sobre todas las cosas…tu familia jamás va a entender que estás trabajando y que deben respetar tus tiempos.

  • ¿Cuáles son algunas de las prácticas culturales de las cuales estás orgullosa dentro de la empresa y que contribuyen en este cambio de paradigma acerca del trabajo?

Personalmente yo comencé mi camino de la comunicación, trabajando en ONGs, siempre quise generar un impacto positivo en el mundo. Empecé el proyecto de Rúcula Comunicación, con ese espíritu, diferente de lo que la mayoría de las Agencias se habrán propuesto. Por eso somos drásticamente diferentes y encaramos cada trabajo de una forma fuera de lo común.

El equipo Rúcula comparte esa visión y eso nos hace ser un grupo altamente humano, empático y siempre buscando nuevas formas de ayudar a las personas.

  • ¿Cuáles serían los tips que darías sobre cómo mantener las personas cómodas y productivas a la hora de trabajar a distancia? ¿Qué consideras fundamental en este sentido?

El secreto es encontrar un equipo en sintonía.

Yo me considero una líder, todo el equipo sabe que no hay jefes y eso genera una sinergia más amena. Nos respetamos, nos contenemos y disfrutamos de lo que hacemos por sobre todas las cosas.

Cuando algo sale mal (muy pocas veces), nadie se enoja, nadie corrige, lo trabajamos con respeto y cuidado.

No sé en qué momento se naturalizó el “maltrato laboral”, de verdad que es necesario que todas las personas líderes de equipo primero trabajen en sus valores, para luego ser esa persona sana para liderar a los demás.

Yo construyo el espacio de trabajo que siempre quise tener, desde la sinceridad y la transparencia.

  • ¿Qué recomendación le darías a las empresas que no se animan a implementar esta modalidad?

Recomiendo que lo hagan intercalando días en la oficina y home office. Ni 100% uno, ni 100% el otro. Ese para mi es el secreto del éxito. De forma gradual y conteniendo al equipo. También recomendamos capacitarse antes de proponérselo, desde Rúcula damos capacitaciones a los equipos para que las empresas puedan implementar este cambio. ¡Es todo un desafío!

Julieta es una de las tantas directoras de empresas que saben reflejar porqué el trabajo remoto se está convirtiendo en una de las formas elegidas por los empleadores de todo el mundo. Si bien en Latinoamérica todavía faltan desterrar algunos mitos, estos testimonios son clave para poder entender estas nuevas dinámicas, y percibir, sobre todo, lo positivas que resultan si se las aplica correctamente.