Cómo viajar por el mundo siendo un nómade digital

Viajar por el mundo y seguir trabajando hoy ya es una realidad para miles de personas. Ser un nómade digital ha permitido que mucha gente cumpla su sueño de conocer paisajes y ciudades de todo el planeta, sin perder sus trabajos. El trabajo remoto posibilita realizar todo esto, aunque para lograrlo, hay que tener en cuenta una serie de condiciones que hoy ponemos a tu alcance.

¿Es posible viajar mientras trabajo?

La respuesta, por fortuna, es un contundente sí. El trabajo virtual, es decir, el que se realiza totalmente a distancia y sin tener que cumplir con horarios de oficina, permite que una persona, mientras tenga su portátil y una buena conexión a internet, pueda trabajar sin problema alguno, en prácticamente todo tipo de profesiones.

Cuántas veces se ha escuchado decir a personas que amarían poder viajar más, disfrutar otras experiencias, conocer más gente y viajar sin tener que esperar a sus vacaciones para poder hacerlo. Las tendencias y los números indican que son cada vez más los remotos que se suman a esta lógica de empleo, y que para el 2022 esa fuerza de trabajo representará más de un 70%. Sorprendente, ¿verdad?  Entonces, claro que es posible viajar y trabajar, aunque para ello, hay que seguir una serie de condiciones.

¿Cuál es el primer paso para convertirse en un nómade digital?

En primer lugar, conseguir un trabajo remoto, es decir, que pueda ser realizado desde cualquier lugar del mundo. Si todavía no lo tienes, lo mejor es que puedas acceder a todas aquellas plataformas que garantizan trabajos cien por ciento virtuales, bajo buenas condiciones laborales, porque, si quieres viajar, necesitas poder solventarte económicamente. Según tu especialidad, verás que hay una serie de sitios web que ofrecen puestos full o part time para desarrollar de manera completamente a distancia. Otra opción es poder comenzar tu propio negocio: en internet puedes inspirarte con cientos de ideas sobre personas que lo hicieron y hoy viajan y trabajan.

Esto, vale aclarar, no se consigue de un día para el otro, por lo que sería preferible que al menos durante un año pruebes desarrollar solo algunos trabajos remotos para luego cambiar completamente a esta modalidad. Esto equivale a conocer en mayor profundidad el mundo remoto, su terminología, con qué herramientas trabajar, pagos, modos de comunicación y todo lo que sea necesario para ser un experto.  Esto te permitirá saber cómo funcionarán tus finanzas y de allí, poder planear tus viajes.

La vida de trabajador remoto en el mundo

Una vez que tu trabajo es seguro, y hasta has podido ahorrar un poco de dinero, puedes comenzar a planear esa vida de nómade digital que hace tiempo deseas. En primer lugar, debes definir tu destino: busca países en donde los costos de vida sean relativamente bajos, pues justamente lo que quieres evitar son los costos fijos que conlleva la vida de oficina.
Te recomendamos el sitio NomadList, en el cual vas a poder encontrar un listado de los destinos ideales para trabajar a distancia, ponderando costos, calidad, internet, seguridad, diversión y muchos aspectos más.

 A su vez, siempre tienes que asegurarte que existan sitios con buena conexión a internet, como cafés o espacios de co-working económicos. Si es posible, también define cuánto tiempo pasarás en esa ciudad o país; te ayudará a organizarte con el próximo destino.

Apelar a las comunidades de nómades digitales en el mundo es una excelente herramienta: nada mejor que un consejo de alguien que sabe de lo que habla. A ellos puedes consultarles sobre los costos de vida, alojamiento gratuito o muy barato, seguro de viaje requerido, documentación, y demás detalles indispensables antes de emprender el viaje. Recuerda que por más que se trate de una aventura, no debes descuidar tu trabajo y de asegurar el contexto adecuado para desarrollarlo.

En ese sentido, cada vez que viajes, avisa a tu supervisor o a tu equipo (en caso de que tú seas el jefe). Los inconvenientes existen, por eso es mucho mejor ser precavido. Por último, siempre organiza tus horarios de trabajo y no olvides las diferencias horarios de cada país, sobre todo cuando tengas que asistir a reuniones virtuales.

Convertirse en un nómade digital no sucederá de un día para el otro, pero una vez que lo consigas, valdrá muchísimo la pena. Todo requiere de un plan, de tener un objetivo claro presente y de estar siempre atento a las mejores oportunidades laborales. ¡Elige tu destino, que seguramente pronto estarás allí!