Cómo ser padres y trabajar remoto en tiempos de coronavirus

Sin poder ir a clases en la gran mayoría de los países a causa del COVID-19, los niños deben permanecer en sus casas. Con esto, los padres se han visto ante un nuevo escenario, que seguramente y en muchas ocasiones, les ha resultado dificultoso. Sumado a ello, muchos padres han tenido que virar hacia la modalidad virtual, o si ya lo venían haciendo, han tenido que reconfigurar sus rutinas. ¿Cómo lograr un buen equilibrio entre ser un padre o una madre y cumplir con las obligaciones del trabajo remoto? Les damos algunos consejos para mejorar estos dos aspectos tan importantes en sus vidas.

Contar con rutinas bien establecidas

Que haya que pasar más tiempo en casa no debe ser sinónimo de desorganización y falta de rutinas bien programadas, sino todo lo contrario. De hecho, es cuando más se hace necesario. Para que tu trabajo resulte lo más productivo que se pueda en este contexto y con tus hijos en casa, intenta destinarles a tus hijos actividades para que realicen mientras te encuentras trabajando. Puede ser desde hacer sus tareas escolares, hasta encarar la creación de alguna manualidad o un juego recreativo. Si son más pequeños, intenta tenerlos cerca para poder vigilar qué es lo que hacen, sin que eso interrumpa tu trabajo.

Establezcan planes familiares

Esta situación particular, que se extiende a nivel mundial, requiere de mucha comunicación, en especial para con sus hijos. Sea capaz de explicarles lo que sucede, y, en especial, de pedirles su colaboración. Es bueno asignar cuotas de responsabilidad a los niños y adolescentes, porque ellos se sienten parte de esta nueva dinámica, y no lo asumen como algo impuesto.

En ese sentido, crear cronogramas semanales de actividades hará que sus hijos comprendan que así como hay momentos en que los padres trabajan y no pueden estar con ellos, también hay momentos de ocio y de diversión que todos compartirán en familia.

Conversen con sus equipos sobre el tema

Los empleadores o jefes de equipo deben estar al tanto de las situaciones personales de sus empleados, especialmente en relación con los hijos, pues posiblemente exista una mayor flexibilización de sus horarios o actividades (sin dejara de ser productivos). En la gran mayoría de los casos, serán más comprensivos si surge un conflicto que deba ser atendido con urgencia.

Delimitar los espacios de trabajo

En la medida que sea posible, además de tener rutinas organizadas para todos los miembros de la familia, es necesario contar con ambientes bien diferenciados de trabajo. No es necesario que cuentes con una oficina en tu casa; al menos apunta un rincón con un escritorio y una buena silla, en donde tengas todo organizado y al que, preferentemente, tus hijos no tengan acceso. En caso contrario, establece límites sobre los sitios y los elementos en los que se puede jugar y con los que no.

Readecúa plazos y objetivos de trabajo

Lo que sucede ahora es una situación atípica a nivel mundial, por lo que todas las empresas deben saber que es el momento para poder mantener las actividades esenciales, aunque eso implique tener que rever nuevamente todo el proceso que se venía llevando a cabo. Lo más importante en este contexto es poder mantener en equilibrio la familia y el trabajo, sin generar más estrés del que por sí generan estos acontecimientos anómalos. Por ello, sé partícipe de este proceso, siempre manteniendo a tu familia como prioridad.

División de responsabilidades: ¡la paternidad es de a dos!

Si bien existen muchas familias monoparentales, y para quienes sabemos la cuestión resulta más difícil, en el caso de las parejas, debe conversarse cómo y cuándo se organizan las tareas que implican el cuidado de los niños. No existe mejor modo de gestionar un momento como este: trabajando en equipo y ayudándose mutuamente. En lo posible, organicen tiempos libres todos juntos y también momentos en que mientras uno trabaje, el otro pueda velar por el cuidado de ellos, sobre todo de los más pequeños.

Mantente sano y descansado

Para poder cumplir con tu rol de padre o madre y trabajador remoto en medio de una cuarentena mundial (ya sea temporal o permanente), es necesario que tu cuerpo esté óptimo, pues lo necesitaras más activo que nunca. Come alimentos sanos, realiza alguna actividad física y en lo posible, no descuides tus hobbies. Solo con una cabeza despejada y tranquila podrás cumplir (o al menos hacer tu  mejor intento) con todo lo que conlleva ser padres y trabajar remoto, en tiempos de coronavirus.