Los errores en el CV que debes evitar

¿Cansado de mandar currículums y que no te llamen a una entrevista a pesar de estar
calificado para el puesto?
Quizá estés cometiendo sin saber uno o más errores en el CV que te están impidiendo avanzar
en el proceso de selección.
Si quieres averiguar los errores más comunes que vemos frecuentemente los recruiters, sigue
leyendo porque de eso trata nuestro artículo de hoy.
¡Vamos a dar un repaso!

Demasiado corto o largo
Lo más probable es que hayas escuchado que el CV debe ser de una página y máximo dos.
Bien, pues haz caso pero tampoco te obsesiones con eso. Lo importante es que
independientemente de si tienes mucha experiencia o no, tu CV transmita lo que vales.
Si es demasiado corto, puedes dar una impresión negativa, como que no tienes mucho que
ofrecer. O quizás te estén faltando detalles importantes: logros en la sección experiencia, o
escribir tu perfil profesional, listar tus habilidades…
Y si es muy largo, seguramente aburras al técnico de selección.


Mal formato o diseño

Un mal diseño o modelo inadecuado puede jugarte en contra.
La función del diseño no es solo hacerlo atractivo al lector, sino también presentar la
información de forma clara y accesible. Que la persona que lo lea no se pierda intentando
encontrar la información.
Por lo tanto, debes escoger un diseño de currículum que se lea fácilmente, que estructure bien
la información, y que te favorezca y te diferencie. Aquí tienes varios modelos de plantillas de
CV originales
que te ayudarán a crear un CV profesional y que destaque.

Incluir datos irrelevantes

Hay que evitar dar datos que no aportan nada para el puesto, o extenderte demasiado en tus
explicaciones.
Por ejemplo: poner datos como tu estado civil, o número de hijos, religión o afiliación política,
para evitar tratos discriminatorios.
Intenta incluir solo la información que te valida para el trabajo y que te diferencie.


Información falsa
Puedes sentir la tentación de mentir para encajar en la descripción del puesto, pero recuerda
que las mentiras tienen piernas cortas.
Si, muchas personas mienten sobre sus capacidades o falsifican algún tipo de documento.
Pero puedes ser descubierto por el reclutador, o que se den cuenta después y te despidan.
Dependiendo de la gravedad del asunto serán las consecuencias. Así que ojo porque algunas
podrían tener repercusiones legales.


No personalizar el CV
Usar el mismo CV genérico para solicitar diferentes puestos no te ayudará. Probablemente no
destaques ni encajes con lo que buscan.
Y sí, sabemos que personalizar un currículum para cada propuesta demanda tiempo, pero
también aumenta las posibilidades de que se fijen en ti.
Mandar un CV genérico es como preguntar a alguien ¿qué trabajo quieres hacer? y que
responda: “lo que sea, lo que quiero es trabajar”. La mayoría lo interpretamos como una
persona que no tiene metas y solo va detrás de un sueldo.
Salir con algo así hace que al reclutador le salte una alarma de “no es el indicado”


Dejar huecos en el CV

Si has tenido un período de inactividad laboral, por el motivo que sea, lo mejor es que en la
medida de lo posible intentes no dejar ese vacío en el CV.
Por ejemplo, si te quedaste sin empleo o tuviste que cuidar a un familiar, puedes mencionar si
en ese período estudiaste algún curso, o te reciclaste. De esa forma no se verá como falta de
interés por tu parte. Luego podrás explicar mejor la situación en la entrevista.

Mala fotografía
Aunque no siempre es necesario incluir fotografía, si lo vas a hacer al menos asegúrate de
hacerlo bien.
Toma en cuenta estos consejos:
● Que sea una foto donde estés solo
● Foto especialmente para este fin, no recortes de otras fotos
● Que se te vea bien el rostro
● La foto debe ser reciente o al menos que se te reconozca
● No uses fotos de cuerpo entero
● Utiliza ropa y maquillaje adecuado a tu sector
No es necesario ir a un estudio fotográfico. Actualmente la mayoría de los celulares cuentan
con una buena cámara, así que¿por qué no le pides a un amigo que te tome la foto?
● No destacar tus logros y responsabilidades en la experiencia
No seas tímido y muestra tus capacidades.
Saber vender es una cualidad necesaria para todo. No solo si te dedicas a ello. Todos
vendemos, nuestras ideas, nuestra imagen, etc.
La persona que leerá tu currículum no quiere leerse una lista de funciones como si se tratara de
una descripción de un puesto, debes darle información más relevante, que se haga una idea de
cómo puedes llegar a desarrollarte en el trabajo.

Errores ortográficos
Sin duda uno de los errores más comunes y que afectan directamente a la imagen que das.
Entregar un CV con fallas ortográficas o gramaticales demuestra falta de interés.
Y claro que a cualquiera le puede pasar, pero es tan sencillo como pasar el corrector
ortográfico en Word para solucionarlo.

No actualizar tu CV
¿Sigues usando el CV de hace 5 o 10 años? Es más que hora de actualizarte.

A medida que ganas experiencia y te formas debes renovar tu CV e ir quitando lo que ya no es
relevante. Y está de más decir, agregar nuevas experiencias y conocimientos.
● Infomación incorrecta
Asegúrate de que los datos que incluyas sean los correctos, por ejemplo, tus datos de contacto
o los de tus referencias. No querrás perder la oportunidad de ser invitado a una entrevista solo
por una tontería.

● Email no profesional
No utilices una dirección de correo electrónico con nombres poco profesionales. Si es
necesario, créate una cuenta gratuita para uso laboral, mejor si es una combinación de tu
nombre y apellido. Nada rebuscado.

● Redes sociales descuidadas
Si vas a incluirlas al menos que estén relacionadas a tu trabajo.
Lo normal es incluir LinkedIn ya que es una red social para profesionales, pero podría ser
interesante incluir otras redes si te permiten mostrar otro lado de tu profesión.

Conclusión
Resumamos todo lo anterior. Los errores a evitar en un currículum están relacionados con la
apariencia que das de ti mismo y el valor que ofreces como profesional.
En un mundo que se vuelve cada vez más competitivo, no se pueden descuidar ni los
pequeños detalles.
Un currículum bien cuidado es la mejor carta de presentación que puedes entregar. Así que si
quieres mejorarlo coge tu CV ahora mismo y revisa a modo de checklist cada uno de los puntos
anteriores.