Cómo manejar tu lenguaje corporal para las entrevistas de trabajo virtuales

La comunicación no es meramente verbal, también hacemos uso de nuestros movimientos y expresiones para comunicar con mayor profundidad y claridad. Incluso a veces nuestro lenguaje corporal puede estar diciéndole algo al resto que no estén diciendo nuestros labios, por eso hay que ser cuidadosos y entrenar nuestro cuerpo para hacer un buen uso de esta herramienta expresiva.

Por otro lado, las video conferencias laborales no sólo cada vez son más comunes, sino que también permiten ampliar la cantidad de empleados en diversas partes del mundo y prestar atención a más detalles al mismo tiempo. Justamente por eso es importante que también allí aproveches los beneficios de una expresión completa y amplia que involucre la totalidad de tu cuerpo.

Así que si quieres demostrar qué tan atento estás y hacer llegar tus ideas de la manera más clara posible, ¡Este es el artículo para ti! Aquí hay una lista de algunos consejos para manejar tu lenguaje corporal en las entrevistas laborales virtuales.

1. Haz contacto visual cuando hables y oigas

Una particularidad muy especial que permite la comunicación vía video es que podemos hacer contacto visual con toda la audiencia al mismo tiempo, esto puede ser sobre todo útil si tus entrevistadores son más de uno. En persona eso sería imposible, sin embargo, aquí podemos aprovecharlo.

De todos modos, el contacto visual es distinto cuando un individuo está hablando que cuando está oyendo, es por eso que lo mejor sería adaptar tu mirada a estas dos situaciones de manera particular.

En primer lugar, cuando estés exponiendo, trata de mirar el lente entre el 80 y 90% del tiempo. Esto hará que tu mensaje llegue de manera más directa e impactante. Eso sí, procura ser natural.

En segundo lugar, cuando estés oyendo a alguien más mira a la audiencia que esté disponible, esto es particularmente importante cuando estés recibiendo una devolución por parte de tu futuro empleador o estés siendo sometido a preguntas elementales para el puesto en cuestión. También puedes asentir con la cabeza cada tanto para hacerle saber a quién expone que estás atento a sus palabras.

2. Utiliza tus manos al hablar

Las manos son un recurso comunicativo fuerte, cuando las movemos en conjunto con nuestras palabras el mensaje es mucho más natural y enfático. De hecho, los gestos con las manos denotan honestidad y transparencia.

En este sentido, no olvides poner la cámara en un ángulo que permita una visión de tus brazos y que haya bastante espacio para que puedas moverlos con libertad. De hecho, debería haber una distancia entre tus extremidades y el lente de tu dispositivo para una mayor naturalidad.

Otra buena idea para acostumbrarte a verte moviéndote es practicar previamente tus movimientos para saber cuáles son los más acordes para tus distintas reuniones y entrevistas.

3. Mantén una buena postura

Una típica señal de decoro es mantener una buena postura al ser visto y oído por otros. Esto representa modales, autoridad y elegancia, cualidades ideales en el contexto de una exposición o entrevista.

De hecho, una postura retraída o curvada puede representar timidez o inmadurez, por eso deberías procurar siempre estar recto y erguido frente a tus entrevistadores para asegurarte ese puesto.

4. Controla tus expresiones faciales

Las expresiones faciales son de las herramientas más importantes y profundas de la comunicación no verbal. Además, presentan un abanico totalmente amplio a la hora de elegir opciones.

Algunos de los consejos a tener en cuenta cuando de expresiones faciales se trata son:

  • Mantenerte fiel a ti mismo, no reproduzcas expresiones que nada tienen que ver con tu personalidad ¡Mantente auténtico!
  • Haz uso de tus cejas, esto comunica sinceridad, emoción y compromiso.
  • Compleméntalas con tus movimientos corporales.

5. Encuentra el encuadre perfecto para ti

Si hay algo que no podemos controlar en las conversaciones cara a cara es cómo nos ven los demás. Sin embargo, la virtualidad y las entrevistas vía video tienen esta ventaja, el poder encontrar el encuadre perfecto para cada uno ¡Aprovéchalo!

Antes de cualquier encuentro virtual puedes tomarte unos minutos previos para acomodar tu dispositivo en algún lugar con buena luz y lograr el encuadre que más te guste y te haga sentir más cómodo. Para esto es recomendable lograr un encuadre amplio y no tan de primer plano, así se verá más natural y fluido.

En resumen, la virtualidad modifica nuestro abanico comunicativo de muchas maneras, la idea no es decepcionarse, sino lograr adaptarse a estas nuevas lógicas de la mejor manera, sabiendo aprovecharlas.

Con un fuerte contacto visual, movimiento de manos, una buena postura, expresiones faciales acordes y un buen encuadre ¡Nada puede salir mal! Haz de tus entrevistas virtuales las más autenticas y honestas posibles, exprésate haciendo uso de todas tus capacidades comunicativas.

¿Qué estás esperando para probarlo? Desde WeRemoto esperamos haberte ayudado con estos consejos y que tus futuras entrevistas sean lo más amenas posibles. Si quieres saber más sobre estrategias para la virtualidad y el trabajo remoto, te invitamos a leer nuestro blog y enterarte de todas las novedades ¡Adelante!