Cómo lidiar con el despido inesperado de un trabajo

El “despido silencioso” ocurre cuando un empleador le brinda a sus empleados únicamente el mínimo legal y, en paralelo, genera un ambiente laboral tóxico que termina por presionarlos para que renuncien.

De esta forma es que se ahorran luego las indemnizaciones y ahorran dinero, ya que, si el empleado renuncia por cuenta propia, no se ven obligados legalmente a tomar esas acciones.

Lo que tiene de particular este fenómeno es que, al no haber motivos de incompetencia o bajo rendimiento, los empleadores buscan otro camino que suele ser un pobre acompañamiento y apoyo hacia él o los trabajadores en sus tareas.

Existen varias señales que dan indicios sobre esta situación, tales como la falta de reconocimiento, la inexistencia de oportunidades de crecimiento, la redefinición de las tareas laborales o el traspaso a tareas de micro gestión. Entonces, ¿qué se puede hacer para lidiar con este “despido silencioso”? Seguí leyendo y enterate.

¿Qué hacer si te despiden de forma silenciosa?

Estar en un ambiente en donde te marginan y no te valoran no es grato para nadie, por eso no es raro que las personas, ante esta situación, terminen por renunciar. Aquí te va una lista de consejos a seguir si sientes que están boicoteándote de manera silenciosa en tu trabajo que quizás pueda ayudarte a revertir la situación:

1. Solicitá orientación directa

Si tus empleadores notan que, no sólo estás siendo consciente de lo que está pasando, sino también de que quieres dar lo mejor de vos para que la situación no sea esa, entonces es una buena idea comenzar a pedir orientación y dirección de manera personal, sincera y directa.

Deciles que te gustaría mejorar y preguntales qué podes hacer para que eso suceda. Es importante que sepan que estás realmente comprometido con tu trabajo y que deseas permanecer allí a través de una buena relación mutua.

Esto, además, ayuda a demarcar límites personales, lo cual también es sano para vos.

2. Determiná si el problema es con tu gerente o con la empresa

Una buena idea es hablar con compañeros de trabajo con los que tengas confianza para preguntarles si han tenido experiencias similares. De esta forma puedes identificar patrones y saber si efectivamente el problema es con una persona en particular o si, por el contrario, le compete a toda la empresa.

Si el problema es únicamente con tu gerente siempre puedes acudir a quién corresponda para levantar una queja, pero, si el problema es directamente con la empresa, entonces tal vez sea mejor encontrar algún lugar en donde encajes mejor, ya que la situación, si está asociada a una cultura laboral tóxica generalizada, es bastante más compleja de resolver por cuenta propia.

3. Comienza a buscar un nuevo trabajo con antelación

Si el problema efectivamente no tiene solución y ese ambiente laboral ya no es para vos, entonces no es una mala idea comenzar a buscar un trabajo nuevo en donde seas mejor valorado. Sin embargo, no es necesario salir corriendo, siempre es mejor ser precavido.

Para eso, trata de actualizar y acomodar tu CV, demás documentos que necesites y procurá ir mirando otros puestos mientras aún conservas el actual. Así, cuando finalmente decidas irte tendrás el futuro solucionado y te evitarás malos tragos y momentos de crisis.

4. Separá tu valor como individuo de tu trabajo

Por último, no dejes que esta situación te quite autoestima o te haga pensar mal de vos mismo. Es importante que aprendas a separar tu valor individual del ambiente laboral, cuida tu salud mental.

Muchas personas se ven lógicamente frustradas y afectadas negativamente cuando este tipo de situaciones comienzan a suceder. Por eso, siempre recuérdate cuánto vales y mantén la esperanza de que encontrarás un lugar en donde realmente te valoren, ¡Ánimos!

Desde WeRemoto esperamos te hayan servido nuestros consejos y que puedas hacer frente a cualquier situación que se te presente, ¡adelante!